#EQUOenAcción Trabajando por el Bien Común

biencomun

Por Gabriel Risco y Marta Santos

En este momento EQUO, nuestra organización política, debe plantearse, debatir y decidir sobre algunos de los retos que tenemos delante para seguir avanzando en nuestro objetivo que es lograr poner en marcha las políticas de cambio de modelo productivo, con un nuevo modelo energético para frenar el cambio climático, que permita afrontar la grave crisis ambiental y que al mismo tiempo asegure la creación de empleo digno y la defensa de los servicios públicos esenciales para la ciudadanía.

El reto principal de nuestra 3ª Asamblea es consolidar la organización para que sirva al objetivo central de nuestra acción política: el cambio social, político y ambiental.

Aquí aparecen las cuestiones que se debemos abordar y clarificar.

EQUO como una herramienta al servicio de la política: los esfuerzos los debemos centrar de forma exclusiva en las propuestas que debemos desarrollar y presentar en la calle y también en las instituciones para que puedan concretarse en medidas que signifiquen cambios reales en la vida de las personas y también en la defensa del planeta y del medio ambiente. Por ello los debates en EQUO deben centrarse en estas medidas de política y no en cuestiones personales, ni formales.

Es necesario evitar situaciones de debates puramente formalistas y sin planteamientos de integración que conducen incluso al sectarismo. Hemos de evitar convertir la crítica en la descalificación y sobre todo hemos de entender la democracia como forma integrar la toma de decisiones a partir del consenso, y no convertirla en una carrera de obstáculos para que las decisiones no puedan llevarse a la práctica, cuestionando todos los procesos por asuntos meramente formales.

EQUO, un partido que ha de ser útil a la ciudadanía, pensando exclusivamente en el bien común; explicando nuestras propuestas y haciéndolas visibles y viables en las instituciones en las que estamos. Un partido claramente orientado hacia fuera, hacia la consecución del bien común y no centrado sólo en la mirada interior. Es imprescindible una vez aprobadas las propuestas políticas y la estrategia de EQUO, dedicar la inmensa mayoría de los esfuerzos a llevarlas a la calle y si, es posible, a las instituciones, en un trabajo constante y cotidiano de actuaciones con la ciudadanía, lo que implicara también nuestro crecimiento y expansión como fuerza política. Ser útiles a la ciudadanía formando mayorías políticas que puedan poner en marcha medidas de cambio, sin que eso nos suponga permanentes debates sobre las esencias de EQUO y de la ecología política.

EQUO se sitúa por encima de los intereses personales. Hemos de consolidar una organización centrada en la confianza mutua, en la lealtad con las compañeras con las que construimos y compartimos las ideas y las propuestas. Para ello partimos de nuestros principios de participación y horizontalidad en la toma de decisiones.

Al mismo tiempo es imprescindible el respeto a las decisiones colectivas adoptadas, más allá de las posiciones personales de cada persona en EQUO. Si queremos continuar siendo una fuerza política relevante hemos de poner siempre los intereses comunes, las decisiones colectivas muy por encima de los intereses personales. Y para ello es imprescindible que las personas que tienen cualquier tipo de representación en los órganos de EQUO o en las instituciones muestren en todo momento cuáles son sus posiciones sobre las decisiones a adoptar y actúen en consecuencia, de forma coherente. Este debe ser una cuestión fundamental: las personas que elegimos para representarnos no pueden permanecer indiferentes a las decisiones a adoptar y deben ser coherentes con sus posiciones y las decisiones adoptadas.

Desde la CEF se deben impulsar y coordinar estas medidas para situar a EQUO en el asunto central: ser útil a la ciudadanía, pensando en el bien común para las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *