Crisis y cambio de modelo

Marta Santos 

Desde el comienzo de la crisis en 2008, se han perdido dramáticamente millones de puestos de trabajo, y al mismo tiempo, se da la paradoja de que las empresas han aumentado la productividad y la producción. Se produce cada vez más con menos empleados por las innovaciones tecnológicas. Esto, sumado a la deslocalización de la industria hacia países emergentes, hacen que las perspectivas de recuperación del empleo  en España, no sea tan positivo como nos están contando;  Lamentablemente, las políticas del gobierno nos han traído una precarización laboral intolerable, y no se han tomado medidas para que esto mejore a medio/ largo plazo. Otra gran amenaza para el empleo, no nos engañemos, es lo que algunos llaman ” la financiarización del capitalismo”. Es decir, si los inversores ganan más especulando financieramente con su dinero, ´¿ por qué iban a invertir en negocios de producción de bienes o de servicios, que es lo que genera empleo, si ganan mucho más dinero especulando en bolsa??  

El Banco Central Europeo afirma que el mayor lastre de la economía española, lo que nos impide crear empleo , no es el tipo de contrato, ni los salarios, sino el coste de la energía. La industria es una gran consumidora de energía en sus procesos de producción; durante la crisis, los sucesivos gobiernos han incidido únicamente en abaratar la mano de obra, cuando este es sólo un eslabón en la cadena de los costes de producción. Eso sí, el eslabón más débil. Teniendo la tercera energía eléctrica más cara de Europa ( sólo por detrás de Irlanda y Chipre), esta decisión netamente política, se antoja nefasta para la ciudadanía, no sólo por su cortedad de miras en el ámbito económico, al lastrar gravísimamente el consumo interno, sino que ha sido socialmente muy injusta. La productividad y la competitividad de las empresas mejorarían drásticamente abaratando el coste de la energía, y de las telecomunicaciones. Pero para ello, necesitamos un gobierno diferente; un gobierno que piense únicamente en lo mejor para la ciudadanía. Un gobierno que se rija más por la Economía del Bien Común, que por las puertas giratorias.

Así pues, debemos afrontar cuanto antes que el modelo productivo que nos ha traído hasta aquí, está colapsado; estamos ante  una crisis sistémica , no ante una crisis más ó menos coyuntural, como nos han querido vender.

Para afrontar este gran cambio estructural en el modelo productivo y energético, debemos  hacer una gran transición energética que debería ir desde el modelo actual, basado en el petróleo y los combustibles fósiles,  e ir hacia un modelo basado en energías renovables.

En la actualidad, economistas  como Jeremy Rifkin, asesor de Obama en la Casa Blanca, abogan por un imperioso cambio de modelo energético como base de un profundo cambio en la economia. Este economista afirma que estamos ante un cambio de era en economía. Según este autor, la primera Revolucion Industrial, fue la era del carbón como fuente de energía y el telégrafo como medio de comunicación. En la Era Moderna, la energía fue el petróleo barato , y el medio de comunicación el teléfono, la televisión y la radio. Ahora mismo, estamos en un cambio de era Económica, siendo las energías renovables el motor, e Internet como medio de comunicación que está revolucionando no sólo las comunicaciones, sino las formas de transporte y producción. En estos momentos, empezamos a pergeñar que las impresoras 3D van a revolucionar la producción industrial. Rifkin vislumbra una sociedad en la que se producirá con coste marginal cero, con lo que debería mejorarse  la vida de las personas, que dedicarían mucho menos dinero a adquirir los bienes, y podrían trabajar menos horas, y habría un reparto del empleo más equitativo. Lamentablemente, Rifkin obvia que ese cambio, hacia la producción de bienes cada vez más baratos, está llevando a la sociedad a ser aún más consumista, más derrochadora de los recursos naturales, y más contaminante. El comprar-usar-tirar se ha acelerado de una forma alarmante. Tenemos que enfocar nuestros esfuerzos hacia una economía circular, que racionalice los recursos de forma inteligente, tal y como hace la naturaleza, en la que nada se tira, nada sobra, todo se reutiliza… Los ecosistemas naturales, son también los más eficientes…Deberíamos aprender mucho también de la Economía Azul, que propugna Gunter Pauli. 

España ha sido hasta hace bien poco , líder en industria fotovoltaica a nivel mundial. Han sido nefastas decisiones políticas, mezcladas con una descarada intención de favorecer al oligopolio eléctrico, las que nos ha llevado a perder 35 000 puestos de trabajo, sólo en el sector fotovoltaico. 
La gran pregunta es: ¿se podrá hacer frente al poder de las multinacionales del sector energético, acostumbradas a mandar en todo el planeta? Podrán los lobistas al servicio de las multinacionales del petróleo, del gas y del carbón, más que los intereses de toda la población, de todo el planeta? . Detrás del Cambio Climático está el Modelo Energético. Y tras el Modelo Energético, los lobbies. La solución a todo esto es política. Y es desde la política desde donde hay que pilotar este cambio. Nadie cree ya a estar alturas que las ideologías políticas que nos han traído hasta aquí vayan a ser capaces de dar un giro y aportarnos las soluciones que necesitamos. Para eso está Equo. Por eso estamos en Equo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *